Del Chapo Guzmán y el “me gustaría dar a conocer mi historia…”

Foto Rolling Stone

Foto Rolling Stone

Sean Penn y Kate del Castillo compartieron con el Chapo Guzmán antes de su re-re-re captura, la cual el tiempo dirá si tal fue objeto de una traición (de sus “entrevistadores”) o una operación de inteligencia (mexicana, gringa o ambas).

De ese compartir salió algo que se ha llamado entrevista la cual no parece ser una obra maestra, apenas un monólogo cargado de afirmaciones amistosas de un hombre que se muestra tan bueno, que dan ganas de ser amigo de él, como el Pablo Escobar que dibujaron en El Patrón del Mal.

Por ahora el debate se ha centrado en temas como si es correcto entrevistar a un prófugo, si debieron delatar su paradero a las autoridades, que si se hace apología del delito y así…

Para mi lo que faltó fue cuestionar.

Es imposible que una nota no vaya editorializada, ya que el mismo acto de decidir qué sale y lo que no, está lleno de síntomas editoriales. Luego está el hecho de decidir qué de lo preguntado forma parte de lo que se va a comunicar… y lo que no. Más adelante vendrán las imágenes, sonidos y otros artes que darán el enfoque que quieren dar los encargados, vale la redundancia, de hacer enfoque.

Cuestionar

El conocimiento precede el cuestionar, el cuestionar es antecedido por la duda y esta a su vez por la curiosidad. Cualquiera con espíritu de comunicación habría tomado los riesgos por entrevistar al Chapo.

Sin embargo, la pregunta que me hago es ¿En qué términos?.

El Chapo, aparte de convicto en fuga recurrente, es un operador político y como tal su deseo de influir en la agenda está marcado por un deseo de propaganda, algo que implica maximizar elementos e invisibilizar otro -es editorializar a lo hardcore-.

Y es ahí donde para mi la entrevista me parece por demás muy floja. Pactar unas preguntillas incómodas con respuesta prefabricada, sin repregunta trabadora, es un acto de propaganda.

La exclusividad o primicia

Debatir sobre condescendencias a cambio de la primicia o exclusiva “por razones éticas”… está cliché.  El tema era la calidad del producto, que uno sienta que bajo las máscaras llegaron al personaje, su ideario, acciones, tristezas, alegrías y para esto era necesarios muy serios cuestionamientos, sino el reportaje se reduce a relaciones públicas, publicidad y propaganda. “Achará”.

Si una persona quiere dar a conocer su historia, el entrevistador debe estar muy consciente que esta estará incompleta si el entrevistado solo quiere dar a conocer “su versión de la historia”, ya que el público quiere saber esa historia más grande, la que trasciende, la que profundiza y que interesa y afecta la realidad de todos.

Imagen de perfil de JulioCordoba
Sígueme

JulioCordoba

Abogado. Bloguero. Autodidacta de Google y Wikipedia. Subdirector de @Ticoblogger. Desde el año 2006 escribo el blog Ciencia Ficción
Imagen de perfil de JulioCordoba
Sígueme