La vida después de ver el #TicoPromedio

 “…Centro América en general ganaría mucho con la unión de las cinco Repúblicas, pero Costa Rica lo perdería todo, su tranquilidad, sus hábitos de orden y trabajo, y hasta su sangre, que estaría en la necesidad de derramar sofocando revoluciones y procurando un acuerdo imposible, dada la grandísima diferencia que hay entre mi país nativo y las otras cuatro agrupaciones del Centro. Diferencias de raza, de costumbres y de aspiraciones nos separan de un modo radical”.   

Estas demoledoras palabras son atribuidas a Juanito Mora pero todavía se debate si El Libertador pudo manifestar expresiones tan xenofóbicas, aunque no cabe duda que si hiciéramos un marque con equis preguntando a cualquier hijo de vecino “qué frase representa más al país” y colocamos expresiones centroamericanistas versus la frase citada, gana la polémica por goleada ya que es la convicción promedio… del promedio nacional.
El Tico Promedio exhibe grandes vicios nacionales como lo son la chota, el fútbol como droga lícita colectiva nacional, el fiestón que endeuda para fingir felicidad, los políticos que elegimos y, lo más hiriente, que el programa más visto de la televisión costarricense es Combate, lo que hace que uno sienta una profunda pérdida de fe en nuestro pueblo.
Este Zeigeist criollo insinúa una teoría de conspiración, basada en una ignorancia suministrada por los políticos a un pueblo programado para vivir enajenado (palabra de dominguear) mientras ellos se llevan lo mejor del pastel.
Polarizante y polarizado

El país es presentado como un sistema mental, digamos un aparato psíquico del que todos formamos parte, en el cual la gran masa promedio vive dominada por la concupiscencia narcisista de la felicidad nacional.  
En el otro extremo están los dominadores, quienes hicieron leña la añorada “Costa Rica de Ayer” en la cual, cuenta la leyenda,  los políticos estaban cargados de buenas intenciones y no hacían otra cosa más que servir al pueblo. Eran buenititicos.
Al medio -quizás en la posición más incómoda- esta la moral, quienes denuncian y exhortan a la gran masa a abandonar sus vicios y pecados, para que el país sea mejor, sin llegar a definir -me pareció- en qué parte de nuestro pasado estuvimos mejor, por lo que queda abierta la pregunta sobre cuál fue el estadio en que estuvimos como país en ese “útero”, donde no nos hizo falta nada porque estábamos en completud.
Y es ahí donde el tiempo se convierte cíclico porque para el documental nuestro gran futuro ideal se parece a nuestro pasado; el eterno retorno.
Crítica a la crítica
Quienes elegimos la enajenación de las letras nos burlamos de quienes, según nosotros, son más promedio: esos que ven a la doctora Polo, que creen que las novelas de Delia Fiallo están basados en hechos reales y posibles que “le puedan ocurrir a cualquiera”, los que juegan lotería y esperan el Gordo en diciembre y hasta se emocionan porque ganaron otros, los que nos burlamos del Hyundai mozoteado con gadgets que superan el valor original del gajo, del comehuevos en la malla del aeropuerto o que agarra ferry ida y vuelta Puntarenas-Paquera como si fuera crucero… y hacemos un post para hablar del #TicoPromedio. 
¿Existe el tico excepción o el tico excepcional? Esa es la gran pregunta y la respuesta es abierta. “Tico promedio te odio” dice el documental como si hablara al espejo, ya que la gran mayoría podemos dar un discurso sobre la necesidad de mejorar los valores nacional y cambiar de conducta, pero si se abren las puertas para ingresar a formar parte del engranaje dominador ¿Cuántos dirían que no?
La producción muestra la Matrix tropical que nos tiene… pero queda para una segunda parte el mostrar la píldora roja para salir de la manada. Aquí les dejo la cinta: 
Otras opiniones:
Tico Promedio por H3dicho.
Sígueme

JulioCordoba

Abogado. Bloguero. Autodidacta de Google y Wikipedia. Subdirector de @Ticoblogger. Desde el año 2006 escribo el blog Ciencia Ficción
Sígueme
  • Gus21

    Según una entrevista los productores decían que hicieron este documental dirigido a un amplio espectro de la población por lo que no incluyeron ni estudios ni gráficos que solo hubiesen entendido académicos y lo hicieron mas accesible.

    No le gusto a “Batman” pero creo que no era para gustar , de seguro hubiese sido otra cosa si hubiera mas plata y ponerlo al nivel de Discovery channel pero esto fue casi que home made pero logra su propósito, una cachetada a los ticos, en lo personal ni me hirió como a Julio porque era algo que ya había notado sin que un semi-documental me lo expusiera.

    Nota aparte, lo que siempre me a caído mal del tico promedio es su valeverguismo pero al parecer esta falta de “stress” ante todo es la causal de que vivan mas tranquilos y nos pone como uno de los países mas felices del mundo, que es otro “estudio” cuestionable.

  • Respondo sus dos comentarios en este. A mi tampoco me gustó la narración y lo considero, por el fondo, polarizante. No obstante es efectista porque hirió nuestro narcisismo, lo que es un logro porque en la agenda nunca se pone ese tema.

  • batman

    Lo que le veo a favor: Pone el tema sobre la mesa y abre espacios para reflexion y debate. Fin.

  • batman

    Para no andar con rodeos ni hipocresias:

    Muy mal logrado. Empezando porque no es documental (los documentales se basan en investigación, cosa que a este le falta de principio a fin) si no una video-opinón. Pasando por los argumentos tan pobres que expone (mas profunda cualquier discusión de bar sobre el mismo tema) y terminando con asuntos técnicos como la voz horrible del narrador y el hecho de que el video parece que se hizo a principios de los 90 (y no parece un efecto hecho al propio).

    Espero que por esta crítica no me salgan con “argumentos” como que no puedo criticar si nunca he hecho un documental, o si no hago un documental respuesta. O mucho peor, que me salgan con que critico el video porque soy un tico promedio y me siento aludido u ofendido/mordido. Nada mas lejos de eso. Los productores del video son los que parecieran, a todas luces, ser ticos promedio según lo que ellos mismos plantean como tal.

    En fin, se los come su propia lógica.

  • En lo personal no me gustó la narración y en sí, más que profundo, es un documental efectista… que da de qué hablar…

  • Santi

    El documental pudo haber sido mucho más crítico y ambicioso. En lugar de dejarnos peinados de pirucho, se valió de muchos estereotipos gastados. Además tuvo problemas técnicos (como el sonido) muy estridentes.

  • Por ejemplo en el caso de Combate, puro ácido, pero al mismo tiempo cataliza a muchos, el mismo efecto distractor del guaro.

    Mucho de lo que vemos es expresión de la frustración, agarrada y amarrada al fútbol para salirse un rato de la realidad y dejar pasar los problemas.

  • Haber rodado un poco de mundo me ha enseñado que gracias al cielo los ticos no tenemos el monopolio de la polada ni la mediocridad a nivel mundial. Sin embargo, sí hemos pasado los últimos lustros poniéndola de muchas maneras en una especie de pedestal como si se tratara de una virtud nacional de exportación, y ese es justo el clima que creo le da pie a este documental. La verdad, muchos de los rasgos que se ven en el mismo no pasarían de ser algo folclórico si no fuera por los efectos secundarios —negativos— que generan en nuestra visión país, en nuestro concepto de Estado y en cómo nos vemos a nosotros mismos.