Ver la luz al otro lado del túnel

Bp8MVQpIYAAR3MW

Haciendo fila para el tren con @H3dicho, al fondo la máquina.

Objetivamente es ponerse botas, casco y chaleco, subir al vagón de un tren de baterías, entrar kilómetro y medio en un túnel de cinco metros de diámetro, bajar, caminar 400 o 500 metros, esperar a que la máquina rozadora uniera los dos frentes, presenciar la ceremonia y tres horas después salir por el mismo camino por el que entramos.

Pero mis amigos me han dicho que eso sale en las noticias, que la duda es cómo se siente estar ahí… entonces les cuento lo que yo viví:

Subjetivamente fue así

Como parte de Ticoblogger fui invitado, junto a otros usuarios de medios sociales, al “tope de túneles”, concepto de la jerga tunelera para definir la unión de los dos frentes que desarrollan la obra. Al llegar nos dieron casco (por lo que cayera del techo), chaleco (para ver a los demás y que a uno lo vean), tapones para los oídos (por el ruido de la máquina) y mascarilla (por el polvo que genera la excavación).

Lo único que sabía de túneles eran tres cosas: que la familia de mi esposa ha trabajado en esa labor, que uno de ellos vivió la terrorífica experiencia de estar en lo más profundo del túnel, en Cariblanco, durante el terremoto de Cinchona (cerquísima del epicentro) y que, en ese mismo proyecto, una vez se dio un derrumbe con la trágica pérdida del tunelero que rescató a los atrapados.

Tramos del túnel están inundados (Vía @vann24)

Tramos del túnel están inundados (Vía @vann24)

Como sarapiqueño he pasado por el Zurquí un millón de veces pero cuando un accidente o derrumbe hace que uno se quede haciendo fila dentro del túnel muchas personas la pasan mal y algunas peor.

Viaje en tren

El viaje en tren es único. La pulseé para ir en la máquina pero no me lo autorizaron, me fui en el pequeñito vagón apreciando suelo, paredes y techo, aunque en partes del trayecto el agua cubre el piso por lo que no se ve la vía. Además el movimiento del agua hace que las piedritas suban en los rieles por lo que se sienten los golpecitos que, según me comentó el maquinista después, a menudo producen que se descarrile. Hay filtraciones de agua en el techo y paredes que son como pequeñas cascadas. Una empleada del ICE nos dijo “aquí no hay que preocuparse si tiembla porque la estructura aguanta, los derrumbes se dan a la salida y nada más hay que esperar a que nos saquen”. “Ah bueno…” dije para mis adentros.

Arribo

Se acabó la línea férrea, bajamos y desde una tarima nos dieron la bienvenida e indicaciones para dirigirnos a pie, 400 o 500 metros más, hasta el punto de encuentro. Un tunelero me contó que estábamos 450 metros bajo la montaña y que a 50 metros a la derecha está el túnel original de los años sesenta, lleno de agua. El lugar es húmedo, caliente y las botas de hule -que según yo no eran necesarias porque llevaba zapato de montaña- sacaron la tarea: no hubo gota de agua que me tocara las medias.

Tuneleros que venían del otro lado (vía @jvliorivera)

Tuneleros que venían del otro lado (vía @jvliorivera)

Al rato tuve que devolverme por una de las manzanas que tenían de refrigerio (los 400 o 500 metros) y de regreso, cuando estaba como a 30 o 50 metros vi que los empleados se ponían los tapones en los oídos y la mascarilla, saqué el teléfono y me di cuenta que no iba a llegar a la primera línea antes de que unieran túneles…

Encuentro 

Cámara en mano pude apreciar cuando se hizo el orificio y la luz al otro lado del túnel, sin embargo en cuestión de segundo el polvo hizo imposible ver más, apenas tuve chance de medio percibir al primer tunelero salir y saludar, luego fue la nube y el ruido. En ese momento sí me preocupé -objetivamente- porque desde inicio de este año he tenido reacciones alérgicas y tanto sedimento en un lugar cerrado me hicieron sentirme vulnerable, pero más adelante les cuento de eso.

La ceremonia

Julio Córdoba

A pocos segundos de la nube de polvo me tomé “el último selfie”.

No sé cuántas personas éramos, unos dicen que 200 otros que 300, pero para mi el momento épico llegó cuando los tuneleros se pusieron firmes para cantar el Himno al ICE. Uno de ellos lo entonó con los ojos cerrados y pude sentir la vivencia de quienes han dejado sudor, uñas, golpes, raspones y cortadas en cada tramo de los seis kilómetros de la obra. Estas personas son de los pocos que quedan de esa generación muy identificada con el servicio público, cuyo nombre no estará en ninguna placa u homenaje, pero su espíritu rozará cada metro cúbico de agua que pase por ese túnel cuando genere electricidad.

Vulnerabilidad 

La sensación de estar en un lugar tan inesperado es de vulnerabilidad. Sentir que uno puede hacer poco o nada en caso de un imprevisto.  A algunos de los visitantes les pregunté si tenían miedo y todos dijeron que no -respuesta socialmente correcta-, entonces cambié la pregunta para hackear el secreto -¿Qué le preocupa de estar aquí?- cuestioné y ahí sí dieron rienda suelta a sus temores: “que se desprenda una roca del techo”, “que tiemble” “quedar atrapados”, “quedar a oscuras”, “que pase algo y perderse escapando por el túnel que no es”, todas preocupaciones muy válidas y humanas.

A la vuelta

A la salida volví a pulsear el viaje en la máquina y esta vez me dieron visto bueno, aunque el maquinista, con amabilidad, no
me permitió manejarla un rato ni tocar botón alguno. No era peligroso pero reglas son reglas.

julio córdoba tren

El viaje de vuelta lo hice en la locomotora. 

Agradecimiento

Agradezco a la Dirección de Comunicación del ICE, en especial a la periodista Isabel Zúñiga, por invitarme “al corazón de la montaña” a vivir lo que ninguna crónica puede hacer sentir y experimentar una vivencia irrepetible.

Imagen de perfil de JulioCordoba
Sígueme

JulioCordoba

Abogado. Bloguero. Autodidacta de Google y Wikipedia. Subdirector de @Ticoblogger. Desde el año 2006 escribo el blog Ciencia Ficción
Imagen de perfil de JulioCordoba
Sígueme
  • Es increíble las diferencias en calidad de infraestructura que ofrece el iCE respecto al MOPT.

  • Mae, sí, estuvo bastante interesante presenciar el #TopeDeTúneles , la verdad superó las expectativas.

    De verdad uno se pone a pensar que el país tiene capacidad de construir grandes obras de infraestructuras.

    No estaría mal que el ICE se meta en la construcción de infraestructura importante para el país.

  • Excelente mop!! Gracias!!

  • Seas mae!!!

    Buena nota haberlos tenido por aquí, hemos visto las noticias de la prensa escrita y para es muy tuanis leer una crónica de este tipo, más subjetiva!