¿Murió la libertad de prensa en Costa Rica con la nueva Ley de delitos informáticos?

Tema sugerido en Ticoblogger

El delito de Suplantación de Identidad debe ser revisado


La Asamblea Legislativa aprobó una importante modificación al Código Penal que crea varios tipos penales que castigan delitos informáticos.

Aunque tiene interesantes inconsistencias -que no han sido notadas por los medios- la polémica se ha centrado en determinar si castiga el periodismo investigativo, cualquier otra afectación relacionada con los cibernautas no ha sido analizada.

Como bloguero no estoy de acuerdo con la totalidad de la ley pero no la adverso las partes que me generan desconfianza por los mismos motivos que lo hacen los comunicadores.
La polémica: los periodistas han manifestado preocupación por el la nueva redacción del artículo 288 del Código Penal el cual se reproduce a continuación:

Art. 288 “original”
Art. 288 “nuevo”
Espionaje. Será reprimido con prisión de uno a seis años, el que procurare u obtuviere indebidamente informaciones secretas políticas o de seguridad concernientes a los medios de defensa o a las relaciones exteriores de la Nación
Espionaje. Será reprimido con prisión de cuatro a ocho años al que procure u obtenga indebidamente informaciones secretas políticas o de los cuerpos de policía nacionales o de seguridad concernientes a los medios de defensa o a las relaciones exteriores de la nación, o afecte la lucha contra el narcotráfico o el crimen organizado.
La pena será de cinco a diez años de prisión cuando la conducta se realice mediante manipulación informática, programas informáticos maliciosos o por el uso de tecnologías de la información y la comunicación.

El tipo penal base del 288 es el mismo, aumenta el castigo y amplía las “informaciones políticas o de seguridad…” al tema de narcotráfico y crimen organizado. En el segundo párrafo adicionado se crea el tipo penal agravado cuando la conducta se realice por medios informáticos.

Leyendo ambos textos queda claro que la situación de la prensa es la misma, lo que era delito lo sigue siendo y lo que varía es la “estadía” en prisión. Una lucha genuina incluiría derogar todo el 288, pero de eso hablaré en el comentario.

Usuarios de medios sociales: aquí es donde la ley me parece oscura al crear el tipo penal de Suplantación de Identidad, artículo 230, que sanciona con prisión de tres a seis años “a quien, utilizando una identidad falsa o inexistente, cause perjuicio a un tercero”, puesto que si un personaje anónimo comete un delito contra el honor en Internet la sanción será muchisísimo más alta que en los “delitos contra el honor 1.0” donde no se canea, son solo días multa (injuria; art 145, difamación; art 146 y calumnia art 147).

Comentario: me cuesta comprender la alarma de los señores periodistas ya que las reglas del juego siguen siendo las mismas con el 288 actual, texto al que si deciden oponerse deberían también buscar que se elimine en su totalidad (incluyendo la versión anterior), tal como lo mencioné anteriormente.

De mi parte yo no creo que ningún Estado deba tener secretos ya que la mayor transparencia siempre producirá paz, pero esta es una posición muy mía porque los mismos medios que hoy protestan han defendido que los gobiernos deban tener secretos y han criticado a quienes irrespetan normativas similares, por ejemplo cuando editorializaron que “WikiLeaks resulta más un ejercicio mediático capaz de inyectar un elemento anárquico en las relaciones internacionales” y que “sería prácticamente imposible que las labores fundamentales de la diplomacia se lleven a cabo sin un adecuado ámbito de privacidad” ¿En qué quedamos? ¿Se protegen los secretos o no?

Finalmente, este debate no solo es de abogados, informáticos y periodistas, es de todos aquellos que sabemos leer y escribir y tenemos interés en que se protejan nuestros derechos y se castigue a quienes los violenten, por ahora lo que es más inconsistente es el uso de seudónimos, no la libertad de prensa que sigue igual de buena (o mala) que antes, eso no ha variado.

Imagen de perfil de JulioCordoba
Sígueme

JulioCordoba

Abogado. Bloguero. Autodidacta de Google y Wikipedia. Subdirector de @Ticoblogger. Desde el año 2006 escribo el blog Ciencia Ficción
Imagen de perfil de JulioCordoba
Sígueme
  • Edward

    “Artículo 229 ter.-

    Se impondrá pena de prisión de tres a seis años al que, en provecho
    propio o de un tercero, destruya, altere, entorpezca o inutilice la
    información contenida en una base de datos, o bien, impida, altere,
    obstaculice o modifique sin autorización el funcionamiento de un sistema
    de tratamiento de información, sus partes o componentes físicos o lógicos,
    o un sistema informático.

    La pena será de cuatro a ocho años de prisión cuando:

    a)
    Como consecuencia de la conducta del autor sobrevenga
    peligro colectivo o daño social.

    Sabotaje informático

    Lo que te digo, no deja campo para la culpa, si el tipo lo hace sin dolo igual a la carcel

  • El tipo penal debe ser reparado y el artículo obviamente solo puede aplicar al dolo. Dudo que ningún político se la juegue a intentar cerrar algún blog ya que solo lo levantaría más. Creo que habría que revisar actas legislativas para ver qué quisieron decir los diputados!

  • Edward

    Ni suma ni resta a muchos el tema. Peligroso ¿Cómo probar quien es el suplantador, demostrar que fue Juriscucho en su forma física quien dijo A y no otra persona? No parece en el articulo haber campo a la culpa tampoco, solo se sigue el Dolo. Será que por ahí hay un bloguero que sea molesto y es hora de cerrarlo