Usted no elige a los diputados

Ellos se dejan todo y al pueblo le dan las sobras
Algunos políticos de profesión unidos a gente domesticada dicen que el pueblo es responsable de la gente que llega a la Asamblea Legislativa, ya que con el voto -o la abstención- se eligen los diputados.
Eso es totalmente falso: los diputados los eligen los dueños de los partidos quienes, a cambio de dinero o lealtad, deciden quién debe formar parte de la papeleta. Los lugares elegibles siempre serán ocupados por amigos, parientes, socios y “donadores” y al fondo de la lista, sin posibilidad de ganar, gente querida y decente; dirigentes comunales que sí tienen contacto con el ciudadano.
Por eso ni Usted ni yo somos parcialmente culpables de lo que pasó ayer, ni el año pasado ni el antepasado, tampoco del aumentazo, ni de los diputados que recogen firmas para estafar al Tribunal, o de los sobornos para construir colegios en la zona sur, las peleas de gallos, Alianzas, pseudoalianzas, subalianzas, traiciones, pactos, narcopatrocinios … ni nada.
Usted no elige a los diputados, ellos lo eligen a Usted para pegar banderas, gritar consignas, llevar gente a votar, ponerse una camisa, jalar almuerzos y cualquier otro acto de servidumbre que luego nos lo cobrarán mediante deuda electoral, que ya se ha demostrado que es un negocio muy rentable.
No llegamos a ser, ni siquiera, una huella digital embarrada de tinta en esa conspiración de los gobernantes mal llamada democracia.