El toque del queque

Anoche, de vuelta a casa, pasamos a la panadería de un supermercado a comprar reposterías y pan. Mentalmente calculé el total en dos o tres rojos.

Cuando llegamos a la caja el muchacho cobra trece mil y resto. Le dije que había algo mal porque las tres reposterías valen como 600 cada una y el pan algo parecido. El mae insiste que es más de trece rojos.

Revisé el tiquete y aparecía un queque que nosotros no llevábamos ni nos interesaba comprar. Después de meditarlo, el cajero pudo concluir por sus propios medios que teníamos razón.

Llamó al jefe y yo lo acompañé al área de panadería donde etiquetan los productos. El encargado dijo que no era su culpa porque “alguien marcó un queque y lo dejó en la computadora” y cuando digitó nuestra compra se fue “por error”. Se arregló el asunto y todo bien.
Sin embargo a la vuelta conversamos qué habrá detrás de este “accidente” y recordamos un supermercado donde algunos empleados sustraían mercadería para luego facturarla a los clientes.
La mecánica es simple: si una persona compra varios miles de colones en artículos no se dará cuenta que le facturan más de la cuenta. Así algunos malos empleados se levantan algunas cosas mientras el cliente asume la pérdida; el inventario queda intacto.
Lamentablemente -para ellos- pueden darse casos, como el nuestro, donde el cliente llega a comprar  muy poquitas cosas y el toque queda expuesto.

La otra es que solo un error que perjudica al cliente y beneficia a la empresa…

  • Guest

    Tambien pasa cuando dejas una factura, por ejemplo, compras un refresco y una galleta, y dejas la factura en la caja, algún empleado la agarra, y coje los mismos productos, así lo pueden sacar, y el inventario después ven como lo cierran, talvez con ese mismo truco

  • http://ficcionblog.com Julio Córdoba

    A mi una vez me hicieron ese toque en un super en San Pedro, una persona allegada me contó que me facturaron dos cajas de leche más con la intención de empatar el inventario con dos que “alguien” se robó.

  • http://rincondeunescritor.ticoblogger.com/ Pablo Vargas

    Tengo una amiga que trabajaba en una panadería en Paraíso (me reservó el nombre) pero me comentaba que ese timo era bastante común, algo que veo se afirma con el caso que nos comentas. Lo interesante es que hayan tardado en darse cuenta de algo tan obvio (como menciona Terox) sin embargo lo que me llama la atención es que hayan cambiado el precio del queque por algo que muy difícilmente no se iba uno a dar cuenta, de verdad un completo genio. Saludos!

  • http://ficcionblog.com Julio Córdoba

    Con precisión: el cajero no me pareció inteligente. El cajero es accesorio, ni siquiera se da cuenta. La lógica no es patrimonial, nadie se hace millonario con estos hurtos, simplemente alguien en panadería se lleva (o come) un queque y lo meten en la compu para que lo pague cualquiera, así el inventario cierra.

  • terox

    Diay, fatigado o no, en una lista de unos pocos artículos resaltaría un queque de 8 mil pesos (o más, por las cifras que Ud da). Si el cliente reclama, es muy fácil darse cuenta donde está el problema…

    Si el cajero no es el de “la jugada” tampoco veo lo van a obligar a facturar algo que no es… sobre todo algo tan grande y en un departamento (panadería) que es muy específico y en general de cosas de poco monto.  ¿Dónde está la lógica?

  • http://ficcionblog.com Julio Córdoba

    De mi parte no creo que el cajero participe en la jugada, él duró en darme la razón por fatiga (sé que en esa empresa las jornadas son esclavizantes).
    El toque lo arman adentro. Ni siquiera puedo decir que sean supervisores o jefes, es una jugada muy rasa.
    Claro está… puede que no sea nada y, como dijo el etiquetador de la panadería “se escribió solo en la computadora”.

  • terox

    La teoría de conspiración, al menos en este caso, no parece muy lógica… sería raro que un empleado saque algo tan evidente como un queque…

    También se dan errores en contra de la tienda… cosas que no se marcan es bastante común.

    Lo que es increíble es que en algo tan evidente como este caso, el empleado dure en darle la razón al cliente… obviamente él requiere de un supervisor para arreglar la cuenta, pero en algo tan evidente es güevonada…