Ottón ¿Qué quedó del PAC?

Como monedita de oro Ottón quiere caer bien a todos
Para Ottón Solís “o hay plan fiscal o no hay alianza“. Esa frase es casi un triste anuncio de las escasas reservas morales que quedan en Acción Ciudadana.
Murió la lógica. El pacto para aumentar los impuestos al pueblo, que selló Ottón con, Laura fue posterior a la Alianza, por lo que no puede ser parte de las cláusulas que dieron vida a la unión de partidos que arrebató al oficialismo el control del Parlamento, no puede ser condicionante de nada.
Murió la coherencia. Esa misma frase (“plan fiscal o alianza”) contiene otra genialidad de sentido común que cuesta hasta describirla. Más o menos: para que la Alianza continúe con el control del Congreso (un agravio al Ejecutivo) debe satisfacerse primero el deseo del Ejecutivo de aumentar  impuestos. Algo a todas luces atroz salvo que haya un acuerdo secreto donde Zapote acepte una por otra.
Murió la moral. Recuerdo la campaña 2002, en la que el PAC fue el partido que levantó sin miedo ni vergüenza el estandarte de la ética, pero hoy parece haber entrado en la licuadora política y haberse adaptado para lograr el poder. 
El PAC está aliado en el Congreso con partidos políticos cuyos dirigentes están condenados y otros que sin la mínima vergüenza hicieron su fiestita con fondos públicos, pero sobre eso Ottón -máxima figura del PAC- no tiene condicionantes, él da permiso de seguir siempre y cuando satisfagan al Ejecutivo. Reitero, sobre las sentencias judiciales, cuestionamientos morales e investigaciones penales parece no sentir la mayor alergia.
Lo que no se parece no puede juntarse y, hasta hoy, queda bastante claro que aquel partido cuyo nombre quiso ser sinónimo de ética hoy se debate entre cogobierno y coaliciones de indecencia, sacrificando su independencia y los valores con los que una vez quiso distinguirse.
 Ottón ¿Quo vadis?
Sígueme

JulioCordoba

Abogado. Bloguero. Autodidacta de Google y Wikipedia. Subdirector de @Ticoblogger. Desde el año 2006 escribo el blog Ciencia Ficción
Sígueme