Gerente de KFC trata cliente de “imbécil”

El sábado coincidí con José, un amigo que nunca veo, frente a los cines de Multiplaza del Este. La conversación se puso amena como siempre ocurre con la gente que uno estima pero rara vez se topa.

Se nos ocurrió comer algo para seguir la hablada de paja y subimos al KFC de ese centro comercial. No había fila y el gerente se tomo el rato para atendernos pero cuando terminamos la orden respondió que estaba cerrado. José se indignó y le dijo que hubiese dicho antes para no perder tiempo. Yo no dije nada pero pensé lo mismo.

Cuando íbamos como a 4 metros en otra dirección el gerente gritó en tono altanero, retante y pachuco “¡NO SABES LEER IMBÉCIL!”, volteamos y nos señaló los rótulos que dicen cerrado sobre las cajas.

José le exigió el nombre y el numerito siguió “mae, siga por donde vino, dejemoslo así” entre otras cosas de peor sabor que las papitas que ahí hacen. Traté de alejar a mi amigo del mostrador porque el gerente lucía tan molesto que temí un episodio de rayos gama. Para él era obvio que estaba cerrado y por eso somos imbéciles (me incluyo porque tampoco leí el rótulo).

Mi amigo leyó el gafete y señaló -Fulano de tal*, coach, sepa que no voy a permitir este irrespeto, esto no se va a quedar así- mientras el gerente/coach seguía su listado de letanías, indigna hasta para la peor de las sodillas de la zona roja.

Aunque fuese obvio que las cajas estuviesen cerradas, un gerente no tiene derecho de ofender a un cliente que quería consumir en su restaurante, valga la observación que los rótulos de cerrado estaban exactamente en el punto donde generalmente se coloca publicidad; lugares que están saturados de ofertas, muñequitos o cualquier recado (“no tenemos menudo…” “exija la factura…”, etc).

Dentro de la ingrata experiencia de ser consumidor en el tercer mundo nunca esperé que del otro lado del mostrador trataran de imbécil al cliente. Ni un burócrata en propiedad, primo de diputado y amante de jefe en institución pública trata así a las personas.

En tiempos de crisis unos comercios buscan cómo mantener y hasta aumentar sus clientes mientras otros los tratan con desprecio. Para que un gerente trate de “imbécil” a quienes cometen el error de elegir su cadena de restaurantes tiene que ser porque en alguna medida ignoramos algo que, en mi caso, prefiero no saber porque podría estar relacionado con el producto. Ojos que no ven… estomago sin pega.

De quien siento pesar es de los empleados de esta cadena. Es un hecho que en esa abstracción llamada crisis muchos jefes y patrones toman ventaja de la vulnerabilidad económica y emocional de quienes menos ganan y más necesitan el trabajito. No puedo hacer otra cosa que hipotetizar que si el cliente de KFC es tratado de “imbécil” el empleado podría estar peor que chino de minisúper.

Mientras el Coronel Sanders promovió su marca con entusiasmo el coach Fulano* hace que me produzca asco... tal vez es hora de empezar a comer sanito para no ser tan imbécil.

+Actualización: Doña Amelia Rueda, Hedicho, Cristian, El Burro, El Chamuko, Pri, Denuncia, Andrés, El Bajillo, Sobrante, Hazel , Galcides, Manimecom, Federico y Palas escribieron sobre lo ocurrido. La señora Carolina Beeche de KFC ofreció disculpas a nombre de la compañía en el programa Nuestra Voz. Luego nos llamó para ofrecer disculpas y recordar los canales para enviar quejas. Aceptamos sus palabras, dejamos claro que no estamos interesados en productos gratis, que no pretendemos el despido del coach y que está en ellos si quieren construir algo positivo de esto.

*Nombre omitido porque José y yo dimos el asunto por terminado después de que nos contactó la señora Beeche.

  • Albert

    Hoy 27 de mayo del 2011, mi familia asistio a Multicentro Desamparados, a ver una pelicula. Posterior decidimos ir a KFC, a comprar un paquete para llevar. Solocitamos al que denominan “Mega 9″, mi señora que fue quien pago con su tarjeta le solicito a la cajera de nombre Pamela P, que por favor le incluyera dentro de las porciones “pechuga”, a lo cual respondio que el paquete  trae dicha porcion. No hubo mayor contratiempo, pero cual fue la sorpresa que al llegar a casa pues simplemente no habia pechuga. Llame por telefono para indicar dicho error, luego de unos 5 intentos me atendio un joven y al solicitar que me atendiera el gerente me pregunta cual es el motivo, le hago saber que es para una queja, y curiosamente me dejan esperando, tal vez pienso yo con la intencion de que me retractara de mi decision. Luego de un rato, me atiende una joven quien se identifica con el nombre de Claudia nada mas, le doy toda la explicacion, y lo que me reponde es que por que no revise la orden. Bueno, para entonces ya me encontraba en el patio de mi casa tomando aire. Me pregunto que paso con aquellos tiempos en que el servico al cliente iba de la mano con la calidad del producto, los puntos mas altos que aspiraban los restaurantes,  como pretenden ahora con la incomodidad de las filas, la inexistencia de espacio fisico, que el cliente tenga que ver que lo que pidio sea lo que le entregaron, que ahora las ordenes de pollo sean restringuidas y solo en los paquetes familiares de 9 piezas solo den 1 pechuga, y si pide un combo personal tienes que pagar dinero extra para que te den una pechuga. Hoy fue la ultima vez que en mi familia se consume  producto de KFC, la orden #4686, la guardare no como un recuerdo de cuando compraba en dicho restaurante, sino como un recordatorio de lo que una vez fue uno de los mejores lugares para consumir pollo del bueno y daban lo que uno compraba. A PARTIR DE HOY CAMBIO DE ACERA.

  • http://www.facebook.com/sallymazlla Niña Perro

    Una vez en el KFC Multiplaza del Este, después de tomar mi orden, me dijeron que no tenían twisters, y que tenía que esperar 7 minutos para que me sirvieran el pedido. Esos 7 minutos fueron 23 en total y lo único que hicieron para compensar la irresponsabilidad fue darme “refill” gratis. Como no soy de las personas que come mientras espera que le sirvan, lo que me repusieron fue un trago de PEPSI pff Creo que en esas épocas no necesitaba “Anger management”, por lo que espero que no vuelvan a hacerme esperar NUNCA MÁS en un restaurante de comida rápida.

  • Amalia

    EN KFC DE HEREDIA NO LES INTERESA EL SERVICIO AL CLIENTE…
    NOS HUMILLAN Y POR ESO NO LO RECOMENDARÉ JAMÁS!!! Sus trabajos existen gracias
    a nosotros….

    Una de las peores experiencias en comidas rápidas jamás
    imaginables de una empresa transnacional … KFC – Heredia.

    Ayer entré al restaurante … hice el pedido … pasó más de 20
    minutos … nadie sabía dónde estaba mi pedido ni mucho menos qué había pedido.
    Pasó al menos como 8 personas y a todos les sirvieron ya sea para llevar o para
    comer allí. Pedí explicaciones y nadie me quiso dar … me ignoraron y se
    hicieron los que nada había pasado. Seguían atendiendo a otros clientes y seguí
    siendo ignorada. La cajera sabía lo que había ocurrido e igual no ayudaba a
    resolver el problema. La encargada (gerente) de blusa blanca nunca salió a
    atender aunque se dio cuenta de lo ocurrido… y nunca salía la orden. Cuando se
    alistaban a empacar mi pedido, lo hicieron en una caja sucia, que tenía restos
    de comida. Le indiqué que estaba sucia y seguían empacándolo.

    Por lo que tuve que pedir que me devolvieran la plata… que
    ya no quería la orden, ya había sido ignorada y humillada, además  como comida rápida ya se había enfriado . 
     

    Lo peor fue que siempre fui ignorada en todos estos minutos
    de humillación … Acaso a Don Oscar y a Doña Laura los atienden de esa manera???

  • Chaves Rafael1988

    Por que la compañia contrata al empleado que esta detras de ese mostrador y mientras este detras de ese mostrador el empleado es la cara de la compañia. Y si la compañia en este caso KFC no verifica que las personas que tienen como “managers” sean las calificadas con las aptitudes correctas entonces KFC tambien tiene la culpa