Sin opción

“Sí estoy a favor del TLC pero no puedo decirlo. Entiende que aquí yo no puedo decir algo tan fuerte porque me quedo sin trabajo ¿Qué crees? Si los mismos sindicatos saben que muchos estamos hartos de su reinado ¿Por qué crees que le pusieron cadenas a la puerta el día de la marcha? ¡Claro! Ellos saben que no poca gente estaba decidida a trabajar.

“Ellos tienen tentáculos en todo, si yo me muevo mucho podría terminar cerrándome todas las puertas, nunca tendría un ascenso, me estropearían proyectos, me estarían haciendo auditoría a cada rato y no tendría vida.

“¿Vos crees que no nos da vergüenza? ¡Todos sentimos pena! Ya ni nuestras familias se contienen de restregarnos el servicio pura tuza que vendemos y que todavía tengamos la chollazón de salir a asolearnos y estorbar a la gente que sí va a bretear… si uno no es así pero lo obligan.

“Mirá; si hay un golpe de Estado yo no quiero estar mal con esa gente. Ya viste como pasan adorando a Cuba y a Fidel ¿Qué creees que van a hacer aquí? Lo mismo. Al periódico aquel de fijo lo cierran, a los opositores políticos de fijo los encierran y a los que sean incómodos los entierran…

“¡No hombre! A ese chavalo lo están usando y no creo que sea tan bestia para no sospecharlo. El maje no es santo de devoción de los amos. Si el chavalo es empresario de plata y por una torcedura de brazo por parte de los comunistas del partido del maje fue que tuvo que apoyar esto. Al igual que nosotros no tuvo opción: pelando el diente a los camaradas o para la otra ni se podría tirar para síndico. Vas a ver, ese chavalo tendrá que huir si no lo matan, aquí en un golpe de Estado es de los primeros que se echan, no ves que muchos piensan que el carajo podría ser presidente y en la asociación esa vara no cae nada bien. De fijo que se monta en el avión con la gente que atraca y se larga pa’ Tijuana…

“¿Vos crees que yo quiero esto para mis hijos? Sí, es cierto, los puestos se heredan pero yo no quiero que ellos tengan que estar asoleándose, mojándose y humillándose para que los que no bretean justifiquen la viajadera y gastadera. Yo quiero que mis hijos tengan oportunidad de crecer y lograr metas, no como yo, que tengo que hacer hasta lo inimaginable para que no me persigan.