Reforma procesal laboral ¿El principio del fin?

Foto ElPais.CR
Foto ElPais.CR

Foto ElPais.CR

Tema sugerido en Ticoblogger.

La Reforma Procesal Laboral es la noticia jurídica de este gobierno.

Mediante un proceso que genera justificadas dudas el presidente quitó el veto con el que la administración anterior frenó la normativa aprobada. Esto fue celebrado por figuras sindicales, con mensajitos de texto incluidos con altos jerarcas de indiscutible influencia.

El tema, para variar, es de confianza. Lamentablemente estamos en el país de la duda y todo es percibido malo salvo prueba en contrario y si parece bueno es que no lo hemos analizado lo suficiente o viene con trinquete.

Obvio que el apoyo sindical no ayuda en nada. Un par de días atrás escuchaba a un dirigente hablando de que esto fortalecía los servicios públicos en caso de huelga y, por más lindo que lo pintara, uno no puede creerle.

Para este bloguero la legislación laboral sí debe ser modernizada. Hay muchas figuras nuevas no contenidas, por razones lógicas, en el Código de Trabajo de los cuarenta, como lo es el teletrabajo y nuevas jornadas laborales que han surgido en la realidad con el paso del tiempo.

Por ejemplo actualmente hay trabajadoras domésticas “freelance”, que ganan más y se sienten más libres yendo a hacer el oficio a una casa por horas o un día a la semana. También sé de personas que hasta llegan a disfrutar su trabajo haciéndolo desde su casa, al punto que reinventan su horario buscando objetivos, lo que los lleva a hacer “tandas” que les libera tiempo en ciertas horas de interés y prefieren enfocarse de noche. Todo esto, hasta donde sé, no es de agrado sindical ya que el rebaño disperso no se agremia.

Ahora bien, sí estoy de acuerdo en un trámite expedido y con defensa pública para aquellos trabajadores despedidos sin responsabilidad patronal contra las causales de ley… pero jamás, nadie que tenga un poquito de decencia, podrá estar de acuerdo con huelgas que paralicen servicios públicos esenciales, menos con la prohibición legal de contratar personal de reemplazo.

El sindicalismo costarricense no ha evolucionado más allá de la confrontación y el capricho. Vive anclado a la lucha de clases pero sus dirigentes son de billetera burguesa. No han comprendido que hoy sí existe movilidad social basada en mérito.

Es lamentable que lo bueno y positivo se revolviera con lo negativo para tratar de golear con lo segundo en nombre de lo primero. Será la Sala Constitucional quien pueda definir si la figura del “desveto” es legítima o un abuso cuasimonárquico. Por el bien del Estado de la seguridad jurídica ojalá se caiga y podamos contar con una reforma procesal laboral amistosa con el trabajador productivo, que incentive la inversión local e internacional, en vez de enviar un mensaje caótico de empoderamiento a los grupos para los que “democracia” y “Estado de Derecho” valen solo cuando les conviene.

El gobierno de Abel quiso jugar cerca de los sindicatos y le fue bien mal. Este, en menos de un año, ya lo ha superado.

Frías reflexiones sobre el placer: lo dulce y agrio del adulterio

ADULTERIO

ADULTERIO

La palabra “adulterio” la encontramos en textos antiguos y ha permeado diferentes ordenamientos jurídicos. Algunos casos con sanciones drásticas  -de las cuales estoy totalmente en desacuerdo- y otras leves como causal de divorcio y pérdida de alimentos -me parecen razonables-.

Sin mucha técnica definamos lo que todos ya sabemos: cuando la persona casada es infiel comete adulterio, verdad de perogrullo es que la persona soltera no puede cometerlo.

Hace unos días una señora compartió en una entrevista que tuvo una relación adúltera con un empresario también casado -los dos cometieron adulterio-. En el caso de ella el esposo no perdonó y terminó en divorcio mientras que el empresario negoció en casa y logró el perdón a cambio de terminar la relación. Ambas soluciones son legal y moralmente válidas para las víctimas.

Fruto del asunto se da un embarazo de gemelitas a quien el empresario, entendí en la nota, no quería reconocer pero usando mecanismos legales ya tienen el apellido que les corresponde y un buen monto mensual para su manutención, de millón y medio.

Y aquí empieza el debate: para alguna gente la pensión es miserable porque el señor puede pagar más. Que tiene que comprarles una casa. Que usó la señora casada… etc.

Respecto al monto de la pensión eso siempre se puede revisar, aunque no lo considero miserable. Él no está obligado a comprarles una casa aunque creo que si tiene los medios podría garantizar el futuro de sus hijas con ese patrimonio, todo en términos razonables, pero no debería haber tanto estrés: ellas tiene derecho a participar en la sucesión (herencia o legado) cuando el señor muera, no antes por razones lógicas.  Lo del tema de “la usada” ahí sí lo veo raro…

Muchas personas casadas infieles prefieren relaciones de “adulterio mutuo” (ambos casados) para evitar enredos. Además creo que después de cierta edad y madurez, la gente sabe en qué se está metiendo, sino el asunto que inicia mal terminará más mal.

Sé de una señora que tuvo una relación adúltera cuando apenas tenía 19 años y hasta se enamoró del sujeto -también casado- y fracasó en su intento de que él dejara a la esposa. La edad le floreció en fantasías y no comprendió el juego en que se metía. Ella hasta le había confesado al esposo.

Sin embargo entre treintones, cuarentones y más arriba considero menos creíble la hablada estilo de “supe que era el amor de mi vida y creí que dejaríamos atrás para seguir juntos”. A esa gente le digo que ver tanta novela mexicana les pasó la factura.

El sexo fuera del matrimonio tiene matiz de escape, emociones, clandestinidad, romance, lo pícaro, temporalidad etc… y quien no comprenda esa dinámica pretenderá una relación pública, duradera y hasta legal (un nuevo matrimonio) que justamente destruirá lo que ambos estaban buscando en lo extramatrimonial, por eso nadie debe casarse con el/la amante.

Aunque no fue el caso de la entrevista, hombres y mujeres debemos comprender que tener una relación adúltera jamás nos da derechos patrimoniales (carro, casa, dinero) del hogar de la otra persona. Sería cínico creer que si yo me enredo con una señora casada adinerada entonces podré escalar económicamente mediante “derechos”, cuando lo que se obtenga es de mera liberalidad de la dama si decidiera regalarme lo que yo no puedo comprarme (y allá yo si fuera tan carebarro para que me mantuvieran).

Obviamente el post debe terminar con un cliché a favor de la fidelidad: no le haga a otra persona lo que no le gustaría que le hiciera a usted ¿Cuál es el secreto? No es nada complicado, aléjese cuando perciba que la puerta se está abriendo, punto. Si de verdad su matrimonio no va más no pierda la elegancia y mejor termine la relación por la paz, saliendo por la puerta del frente.

¿Cómo encontrar trabajo después del despido?

patada en el culo

patada en el culoEl despido es un duelo al que se le debe dar significado, dependiendo de la filosofía de vida cada quien sabrá construir su respuesta, que va desde un nuevo comienzo hasta estancarse pensando que ‘lo perdieron todo’ puesto que no se vivía para sí sino para la empresa.

Conversando con quienes han sufrido esa experiencia -que yo también la he pasado- la mayoría acepta que la venían venir pero que por negación o suerte pretendían eludirla. También he vivido la experiencia de ser la persona encargada de anunciar el despido (no de empleados míos, no tengo ni he tenido) en los lugares que he trabajado. Además sé que se siente renunciar. De todo he aprendido.

Aunque todos necesitamos del dinero para vivir, salir de una empresa enferma por inestabilidad, comunicación organizacional dañada (vale más el rumor que la información oficial) en la que se sobrevivía con base a alianzas más que por mérito, puede ser una oportunidad para recomenzar.

Siendo aterrizado y conforme a la moda de enumerar, comparto cinco opiniones para la gente que perdió el brete con la firme intención de que sea de beneficio para su vida, si no le sirve no ha pasado nada, si le funca dígale a otro que esté en las mismas que también lo lea:

1- Hable con alguien discreto y con sabiduría acerca de sus emociones.

Hay que sacarse ese clavo de sentirse echado para comprender que fue el cierre de un ciclo, hay que lavarse el dolor y dejar de hacer mente en los que se quedaron, en los que apuñalaron, en los que dan muestras de falsa solidaridad y hasta se alegraron porque, en la mayoría de los casos, son construcciones mentales basadas en información parcial, no directa, que llega por vías malintencionadas o son puro ramalazo de uno.

2- Salga (no se encueve).

Mucha gente despedida se siente avergonzada, fantasea con que su objetiva tragedia personal es de agenda general, y no. Todos los días nacen y mueren contratos de trabajo, aunque naturalmente que el contrato laboral más importante es el de uno y es lógico impactarse por su finiquito.

El tiempo es oro y hay que cuidar la salud física y mental. Si está en un gimnasio o practica un deporte es importante continuar y también cuidarse con la alimentación para no refugiarse en el placer de la comida que no es la más buena. Sobra decir que hay que andarle bien lejos al licor porque si la depresión ronda doblar el codo podría ser la puerta para caer en ella. No hay que autocastigarse, eso no arregla nada.

3- Ojo con la harina.

El dinero está relacionado con el tiempo. La distancia entre mis ahorros y la cantidad de meses que pueden patrocinar la forma de vida son lo que salva de la bancarrota.

Alguna gente piensa que por marketing no debe ajustarse (como si fingir que se tiene plata produjera brete), pero lo real es que las decisiones financieras serán el combustible necesario para llegar al próximo puerto.

Administrar bien no es matarse de hambre (ojo otra vez con el autocastigo), es ser prudente y sincero con uno mismo, familiares y amigos.

4- Júntese con la gente correcta.

Mantenga el contacto con las personas que cesaron junto a usted, tanto por la amistad, como por el improbable evento que alguien descubra un lugar donde haya dos vacantes y decida compartir la otra con usted, pero no es sano las reuniones para repasar los hechos como si el descubrir “un dato nuevo” cambiara el resultado.

Muchas personas despedidas amasan la mayor cantidad de efectivo que han tenido en su vida -cuando no hay cultura de ahorro lo serán los extremos laborales- y puede ser víctima de falsas oportunidades. Desde personas que ofrecen negocios de fácil ganancia hasta “coaching” para emprendimiento. Pídale a la persona referencias personales, profesionales, curricullum y trayectoria, recuerde: nadie puede llevarlo a donde él no ha llegado. Si la persona “se molesta” o “se aleja” es 80% probable que todo ese encanto de persona correspondiera a un estafador.

Invertir en algún negocio o el coaching no es malo: hacerlo en desesperación sí porque lo hará sin apreciar la información mínima necesaria para la toma de decisiones.

Reactive relaciones. Agarre la agenda de teléfonos, busque gente del presente y pasado para compartirles que está abierto a nuevas oportunidades. Alguien lo puede conectar con otro alguien. Además se sorprenderá de lo que encuentre, incluso algunos le compartirán cómo resolvieron la vida cuando enfrentaron retos similares.

5- ¿Será hora de emprender?

Ya sabemos: después de cierta edad y si hay curricullum es un problema y si no lo hay también. Emprender será la opción. Lea, relaciónese, infórmese, invierta en lo necesario y comience a construir su ruta.

Aprenda a crear relaciones horizontales y de respeto con los clientes, duraderas, entregue soluciones y con el paso del tiempo hasta tendrá amistad. No finja, eso de alquilar grandes oficinas y cambiar de carro “para dar buena impresión” es como jugar lotería, si la pegás tuviste suerte pero te negaste el aprendizaje necesario si la situación se repite.

Mejor empezar en pequeño, comprendiendo su ritmo, entendiendo que ya no hay horarios sino un mundo de objetivos y resultados. Que el tiempo libre es el que se necesita para formarse, ofrecer un mejor servicio y buscar nuevos clientes.

Sea formalmente creativo: sea cual sea su campo siempre habrá espacio para alguien que tenga la humildad y el coraje para empezar desde abajo. Ese es el tipo de personas que logran la grandeza y que muchos -me incluyo- queremos tener alrededor porque hacen que cosas nuevas y buenas pasen.

Al filo del balazo

miedo

miedo

Esto ocurrió ayer a las 4:45 de la tarde.

-¿Me ayuda? Es que me quieren asaltar- me dijo el colegial. No le entendí porque venía escuchando música con los audífonos, me quité uno y reiteró la petición, le pregunté quién -ese mae me viene siguiendo desde la parada, me acaba de decir que en el bolso tiene un arma y que le pusiera ahí mi iPhone ¿Me ayuda? ¿Me puedo sentar a la par suya?-.

Todos los asientos del bus vienen llenos, pero solo como cinco personas están de pie. Estoy en la penúltima fila, la que queda más alta, en el nivel del bus, porque debajo (creo) que está el motor.

El muchacho se sienta en medio, en el suelo, entre los dos asientos aprovechando el desnivel como silla. El sospechoso usa abrigo manga larga que no le puede tapar los brazos llenos de malogrados tatuajes, o talvez un arte que no puedo apreciar. Tiene las cejas rapadas y el gorro de la sudadera puesto. Era la persona más abrigada del bus.

Camina hacia el fondo y los reflejos de los brazos del colegial empiezan a brincar, pero en vez de dirigirse al muchacho va conmigo -¿Dónde queda la parada?- me pregunta -¡Aquí!- le digo con fuerza y mirándolo a los ojos. Me pregunta de nuevo y le respondo igual.

Toca el timbre pero estamos en el semáforo antes de llegar a Mcdonald’s Plaza del Sol, entonces el chofer, ignorando lo que se vive al final del bus, cierra las puertas para que nadie baje antes. El sujeto se altera, quiere bajar por atrás, por lo que este bloguero especula que estamos a punto de ser encañonados y si nos va bien nos despediremos de smartphones y billeteras.

-¿Por qué no me abren la puerta?- me vuelve a preguntar -al cruzar el semáforo le abren- respondo. Está inquieto. Camina hacia la puerta delantera del bus y el chofer ahora sí, talvez con una intuitiva lectura de la escena, percibe que entre los pasajeros va una persona que no es de bien por lo que le abre ambas puertas.

Baja… pero no cierran las puertas, algo que nos haría sentir un poco más seguros -tranquilo mae, ya jaló, no va a pasar nada- le digo esperando que el artista no suba de nuevo.

El muchacho está justificadamente ansioso -estoy preocupado- me dice -es que ese mae subió al bus de Cartago detrás de un compañero mío, seguro lo asaltó o le hizo algo, luego apareció en la parada otra vez y subió conmigo pero hasta ahora lo noto- agregó.

-Su compa está bien, ahora lo llamás- dije para tranquilizar.

En el Automercado baja no sin antes agradecerme “por cuidarlo”.

Pero no lo cuidé. No creo que haya hecho algo protagónico o relevante. Simplemente me solidaricé con quien estaba entendiblemente asustado, pero frente al sujeto yo no tenía mayor posibilidad. No podía tirar los lentes, abrir la camisa y convertirme en Superman. Solo brindar acompañamiento moral.

Ese bus de Calle Vieja no tiene cámaras de seguridad, entonces si hubiera pasado a más el relato habría quedado en manos de sobrevivientes. Dentro de mi subjetividad le agradezco a Dios porque creo que ayer no me tocaba perder patrimonio, salir herido, morir o ser testigo de las mismas maldades en otras personas.

Pero resulta infinitamente triste y desmoralizador que el crimen se pasee con la alta expectativa de ejercer con impunidad.

“La Costa Rica de ayer fue mejor”

Costa Rica antigua

Costa Rica antigua

Es bastante conocida entre los amigos la afición que tengo por la Historia, tanto que no pondría un pie en una clase universitaria como para perderle el gusto (a veces lo que más se disfruta es lo espontáneo, cuando no tiene reglas).

Posiblemente el punto generalizado de mayor cercanía con el pasado está en las fotos. Sin embargo he visto como algunas personas tienden a idealizar las imágenes de ayer pensando que “en esos tiempos” todo mundo era feliz y es expresado con el basureo constante del presente.

Yo no lo creo. Si usted o yo hubiéramos nacido hace 100 años la vida no sería tan sonriente.

Al menos en mi caso -talvez en el suyo la situación sería  mejor- mi abuelo paterno y bisabuelo materno no fueron a la escuela mientras que mi abuelo materno fue alcalde de Orotina y tuvo una oficina de abogacía… pero hay duda si logró terminar la secundaria, era tinterillo en los años que pisar un aula universitaria era lujo reservadísimo para el más alto linaje, su ventaja fue que lo pudieron mandar a la escuela y de adolescente sabía escribir a máquina y le gustaba leer, por lo que ser secretario de un bufete le permitió una modesta movilidad social.

Entonces si yo hubiera nacido un siglo atrás posiblemente no habría ido ni siquiera a la escuela, no sabría leer ni escribir.

Algunos dirán que de todas formas así era el grueso de la población y que “no había materialismo” pero les respondo que no jodan, regalen sus varas y vivan del aire a ver cuánto aguantan.

En casa de mi bisabuelo la tasa de mortalidad infantil fue como del 50% y a la tía abuela que internaron en el Sanatorio Durán no la podían visitar, en parte por la cuarentena, pero también porque ir de Cebadilla de Turrúcares hasta Tierra Blanca en aquel tiempo era como cambiar de país.

Aunque reconozco el estigma de inseguridad en el Limón de hoy, el de ayer talvez no lo habríamos conocido nunca. Solo con mencionar que ahí hubo calle hasta como en los años setenta y si usted se animaba a ir era en tren y si tenía que volver de emergencia debía esperar al pitazo del tren al día siguiente, para iniciar la travesía, o jugársela en avión de papalote.

El Sarapiquí donde yo crecí ahora queda a 50 minutos de San José. Pero en mi infancia había tres rutas: tren (6-8 horas), bus (8-X horas) o avión (20 minutos pero el costo del boleto era un leñazo). La apertura de la Braulio Carrillo (a finales de los ochenta) cambió Río Frío para bien y fue hasta 1999 cuando el asfalto pasó frente a la casa.

En parte también extraño aquella tranquilidad del pueblo cuando los bajonazos, piques y asaltos no eran preocupación, pero eso no invisibiliza las oportunidades de estudiar en Guápiles o San José, de tener universidades en el mismo cantón, de que el viaje a la capital sea de un mismo día y no incluya la logística para quedarse en un hotel (barato) o coordinar el hospedaje con familiares, que ahora sí hay profesionales en el cantón (y del mismo cantón), Palí, super de chino y hasta pizzerías, varas que antes no existían.

Si le damos más para atrás la situación se pone peor. La mayoría cree que en tiempos coloniales habría sido noble, pero la gran verdad es que nos hubiera ido bien con el solo hecho no de ser esclavos, de anafabetos no nos habríamos librado.

Y todavía más para atrás ni que se diga, como bien lo plantea Yuri en su blog.

Como un día dijo un compa: “ningún monarca europeo del Antiguo Régimen pudo meterse 40 minutos bajo el agua ajustando la temperatura, algo que cualquiera hace hoy con una modesta termoducha de $45, tampoco podía ir al dentista con anestesia o ver en tiempo real ni diferido lo que pasaba más allá de lo que sus ojos abarcaban, nosotros sí”.

Disfruto el pasado sin maldecir el presente, desde ahí trato de construir y esperar un buen futuro.

El amor de Rusé

costa rica historia de amor

costa rica historia de amor

Desde que ella llegó a la empresa se sintió atraído, pero dificultades en la vida personal, digamos circunstancias adversas, le impidieron por mucho tiempo tratarla más o invitarla a salir. Asumió con dignidad y discreción las relaciones de su, en secreto, pretendida.

Pasados muchos meses, tantos que normalmente hubieran agotado la esperanza, sintió como Vals empezó a tener más atenciones y miradas que le hicieron sospechar que su oportunidad había llegado.

Pero ella se adelantó mucho -me gustaría ir a la playa, hay tanto que se puede disfrutar allá- le dijo. Basado en el ‘ahora o nunca’ Rusé se llenó de adrenalina, optimismo y testosterona -este fin de semana voy por Herradura, si a usted le sirve…- dijo con verbo sincero aunque poco creativo.

A pesar de que su argumento no era ligador Vals aceptó.

Entró corriendo a la administración y pidió urgente una constancia de salario. Mientras la confeccionaban, ahí mismo, empezó a llamar a las empresas de crédito rápido para garantizar los medios económicos urgentes y necesarios para patrocinar la expedición a las desconocidas tierras del amor.

Hecha la reservación salieron en el primer bus del sábado y entraron en la cabina como a la una, justo después del almuerzo.

Rusé, sintiéndose firme en la conquista, le preguntó, para no ser impúdico, “si dormían un rato para descansar”, una forma a su parecer romántica y elaborada de invitarla a la cama para recuperar todo el tiempo que, según él, ellos merecían disfrutar.

-Tengo una amistad que aprecio mucho y quiero ver- respondió ella -si no tienes inconveniente le dije que estoy aquí, si querés te vas a bañar un rato al mar, caminás por la playa, es que me gustaría estar con él- agregó la muchacha.

Los otros eventos son confusos. Rusé se bronceó mucho. Deambuló por la playa hasta de noche. Lo picaron los zancudos y tomó algunas cervezas. A ciencia exacta se desconoce dónde durmió, la mayoría de los que conocieron del episodio dicen que acompañó al guarda de las cabinas en la vigilia, jugando naipe y conversando de la vida, angustiado por los jadeos asmáticos de su amada y las sombras violentas que sacudían la cortina.

Aunque él también había comprado los tiquetes de vuelta viajó solo, Vals no se presentó.

El mes pasado cerró el ciclo y superó el proceso; ya canceló la última cuota de la deuda del “crédito rápido y sin demora”.

Distancia del fariseo

Demonstrators wear white masks during a symbolic protest in Rio de Janeiro

Demonstrators wear white masks during a symbolic protest in Rio de Janeiro

Él almorzaba en el centro comercial. El área de comidas estaba muy llena a pesar de que eran casi las cuatro de la tarde. Refugiado en el exquisito aislamiento de los audífonos, que le permiten estar y no estar, gracias a su banda de rock favorita.

Llovía con sol, de esos fenómenos que los meterorólogos podrán explicar bien pero para quien no entiende simplemente se disfruta.

De repente algo golpeó el ambiente. La lluvia no mojaba ni el sol resplandecía. Todo se puso entre blanco y negro. La belleza del rato se empezó a esfumar, algo se estaba tragando el día.

Volteó y tres mesas atrás estaba la maldad. Sentada con un desafortunado, que podría ser cómplice o víctima ¿Qué hacer?

Cuando la experiencia es mucha y contundente no hace falta mayores reflexiones: las personas llenas de destrucción pueden hacer que un arcoíris se vuelva gris y atraen para sí y quienes les rodean las mismísimas tinieblas que les brotan desde adentro.

Aunque llevaba su almuerzo a la mitad se puso de pie y se marchó “la he visto hacer mucho mal, con solo estar cerca se destruye la felicidad” pensó. Subió a un taxi y conforme se alejaba el día empezó a retomar color y el aire dejó de estar pesado.

Se sintió aliviado porque no hay persona más dañina sobre la faz de la tierra que aquellas que profesan valores espirituales, leen la Biblia, dicen ser personas de oración, pero -en lugar de simplemente pecar como ocurre con cualquier ser humano- se dedican a delinquir, crear intrigas, dividir familias, hacer triquiñuelas para apropiarse de los bienes ajenos, con la misma tranquilidad que hacen oraciones para tomar ventaja y agarrar a la persona desprevenida.

El Pinto que empacha

jorge luis pinto

jorge luis pinto

Dos o tres semanas atrás me comentaron de buena fuente que la relación Pinto-Seleccionados/Fedefútbol estaba muy mal, que el colombiano no continuaría rumbo a Rusia 2018.

El dato puntual giraba en el trato a los jugadores, pero en la fase de grupos hubo un altercado insostenible y notorio que algunos periodistas deportivos prefirieron no informar para proteger al equipo. Por eso no me atrincheré a favor del entrenador en la conferencia donde vació estiércol en las aspas del abanico.

En todos los temas que quería opinar ya se adelantaron otras plumas de mayor velocidad y los capítulos se van cerrando, pero vale la pena repasar:

Conforme pasaron las horas después de la conferencia de la embarrazón, jugadores y personal se sintieron legitimados para hablar, ya que Pinto señaló primero, en lo que destacó que 1- hay un nocivo patrón de conducta de Pinto que supera la relación de la cancha con los jugadores, documentada internacionalmente 2- su severidad no era parte de la disciplina de entrenamiento, sino que sus explosiones ocurrían por cualquier circunstancia en otros contextos 3- él considera ese estilo como el requisito indispensable para el triunfo.

La sociedad costarricense

Ese tercer punto es el preocupante dado que ahí es donde proliferan proyecciones que exhiben los valores del público. He leído personas que comparan a sus padres con Pinto y dicen que gracias a los golpes recibidos en la niñez hoy son “exitosos” profesionales. Otros que manifiestan que los jugadores son vagos. Que todo se le debe al extimonel. Que de nada valen las relaciones interpersonales. La única burrada que todavía no se ha dicho es que los muchachos no aguantaron porque no tenemos ejército.

Esto es una radiografía social sobre la forma en que las personas tratan a sus subalternos o dependientes y la fantasía con que quieren tratar a los demás si alguna vez ascienden.

A la edad de 20 años trabajé una semana en una institución pública y recuerdo que los profesionales trataban con espectacular desdén a quienes no lo éramos. Palabras como tonto, estúpido, o frases tipo “entre más mueve usted la boca menos hace con las manos, cállese y trabaje” eran normales. Obviamente eso repercutía en la ventanilla porque la violencia es una cadena alimenticia (por eso no volví aunque me ofrecieron renovar el nombramiento).

Quizás 12 años después le conté la experiencia a un muchacho que trabajaba en esa institución y me dijo “a mi me tratan así, pero estoy estudiando y salados los que no se superan, así ha sido siempre”. Para él denigrar era un derecho de los superiores y él quería ser superior. Así de simple.

Triunfo de una sola variable

Creo que debemos ir superando ese paradigma, las organizaciones necesitan humanismo para que las personas crezcan y brinden un buen servicio, de lo contrario cundirán las enfermedades psicosomáticas, malestar general, incapacidades, actos de sabotaje, división y falta de involucramiento.

El primer problema de las relaciones de Pinto es conceptual, como él define disciplina y exigencia, los testimonios son espeluznantes y solo una persona acostumbrada a que lo traten mal podrá justificarlo.

El segundo enredo es de causalidad: para él esa cualidad fue la que hizo la diferencia. No obstante al argumentar en contrario, para equilibrar, encontramos que gran cantidad de seleccionados tenían más roce con equipos y jugadores del olimpo futbolístico que Pinto, pero en fin, tampoco se puede definir si ese fue el factor.

Para mi es una mezcla de muchas variables, como su estrategia de juego (no los gritos), algunos elementos de su equipo de apoyo -como el sociólogo-, y la experiencia de los jugadores en el extranjero que marcaron la diferencia.

¿Se imaginan este Mundial sin Navas? No creo que hubiéramos llegado a segunda ronda.

Tenía que irse

Dado que él se apoderó del triunfo al decir que “su forma de trabajar y exigencia” son fundamentales para los buenos resultados, de regreso al país venía más convencido que nunca de su logro, por lo que rumbo a Rusia la situación iba a explotar.

Pero aquí el chino Li falló porque debió “matarlo de éxito”, dejándolo seguir y que la situación cayera por su propio peso  (cuando los jugadores que insinuaron no continuar cumplieran la amenaza).

Wanchope

Quedó como el malo de la película, aunque no creo que esté mintiendo sobre la conducta de Pinto, sin embargo se la estaría jugando horrible si trata de quedar al mando de la Selección porque dado el inigualable resultado mundialista tiene demasiado margen para perder y muy poco para ganar. Él sabrá qué hace.

Volviendo al inicio

Si usted es de los que justifica las relaciones laborales inaceptables ojalá nunca ascienda hasta que comprenda el valor del humanismo porque el fin no justifica los medios.

#genteque no es feliz ni con el triunfo de #CRC

celebracion seleccion nacional de costa rica san jose

celebracion seleccion nacional de costa rica san jose

“¿Cómo se le ocurre celebrar y hablar de que este es un país de paz si está podrido en corrupción?”

“¿Ambientalismo? ¡No vio como quedó la rotonda de La Hispanidad de sucia!”

“¡Este país está perdido y los políticos nos siguen entreteniendo con fútbol, que de por sí es un negocio, porque la FIFA es corrupta y no quiere a los equipos pequeños!”

Frases así surgen ahora que celebrar a La Sele forma parte del mainstream, ya que lo “natural” es comer de aquella y estar chiva con todo y con todos, deportistas incluidos.

Para este bloguero somos un pueblo muy golpeado, no tanto por la objetiva corrupción, sino por la hiriente percepción que tenemos de que el delincuente de cuello blanco tiene garantizada la impunidad.

Pero de eso a hacer la vida de uno un estandarte a la protesta y homenaje a la infelicidad hay una gran distancia, porque eso sería ser bestia. Si usted confunde a La Selección con un partido político porque los políticos tratan de instrumentalizar sus triunfos, está fregado.

De seguro si La Sele hubiera perdido los tres partidos serías muy feliz porque es mejor ver noticias de sucesos que gritar gol.

Y sí, hay gente irresponsable que está comprando lo que no puede pagar y está viajando con dinero prestado… pero este bloguero no fía a nadie y sigue yendo a la casa de un amigo que tiene un gran tele y buen ambiente a ver los partidos y luego va un rato a la Hispanidad a celebrar sanamente, ergo no sufro ni me endeudo. Si usted fía: salado.

La basura en la Hispanidad no representa un desastre ambiental, son desechos que no fueron colocados en el recipiente apropiado (de eso no hay duda), pero no están cayendo en el río Grande de Tárcoles, obviamente las celebraciones de equitación o del campeonato de ajedrez son más serenas, pero reclámele a la cigüeña por dejarlo caer aquí y no en Suecia.

A todos nos sirve que este país del que pocos saben que existe más allá de Centroamérica -dolorosa verdad- sea hoy el equipo de fútbol más popular del mundo -una feliz verdad-, porque junto a eso viene turismo e inversión -lo cual debería alegrarle partiendo del supuesto que usted trabaja-.

Faltan menos de 15 días para que el Mundial acabe. No sea tieso. Talvez sus emociones favoritas sean las correspondientes a la depresión y el enojo, pero regálese el chance de sentir la adrenalina y la felicidad; es gratis y le va a a hacer bueno.

Italia 90: la película, 24 años después.

seleccion nacional de costa rica italia 90

1990

“He ido cinco veces al baño” dijo don Pilo Obando desde Génova justo antes de que La Selección Nacional pisara el césped del estadio Luigi Ferraris para medirse ante Escocia. Vecinos y compañeros de trabajo de mi papá estábamos en la sala, mi hermana y yo sentados en dos banquitos frente al tele, ninguno psicosomatizando como el legendario narrador pero en el ambiente se sentía el miedo a perder y de forma humillante.

105 minutos después el país era otro y nosotros hicimos una caravana por Finca 6 de Río Frío de Sarapiquí para celebrar a un equipo que conquistó el escenario menos probable y escribió con letras de oro una página de la historia que supera lo deportivo y está en el orgulloso ADN nacional.

2014 

Ayer hizo 24 años después. En medio hubo tres mundiales sin sudor blanco, azul y rojo en la cancha (94, 98 y 2010) y dos sin gloria (2002 y 2006).

Ahora estamos en octavos de final faltando un partido de primera fase, no dependemos de resultados ajenos, no sentimos que sea suerte, se jugó como nunca y soñamos con más. Estábamos en la Fuente de la Hispanidad celebrando que el “grupo de la muerte” significó la muerte para otros y era obligatorio cerrar el ciclo reviviendo el ciclo: la pantalla grande nos estaba esperando.

La película

itaia 90 la pelicula costa rica seleccion nacional

Entre el césped del estadio genovés y la clasificación a Italia 90 hay muchas páginas en blanco, borrosas y erosionadas. El cineasta costarricense Miguel Gómez escribe la menos conocida y posible de acceder: lo que vivieron algunos futbolistas de aquella selección prácticamente amateur que clasificó dejando los pelos en el alambre y ahora tenían la presión de, al menos, perder con dignidad.

El punto de encuentro entre el cine y la historia

En una polémica jugada la Federación Costarricense de Fútbol echó -así de feo- al entrenador que nos clasificó y trajo el místico Bora Milutinovic para reinventar al equipo.

Luis Montalbert-Smith se encargó de representar (con exquisita naturalidad y credibilidad) al yoda serbio que logró lo imposible con La Selección: vivir en pocas semanas un proceso de coraje y autoestima para redescubrirse transformados en ganadores, dignos de competir al más alto nivel y sentir la gloria.

Para este bloguero Italia 90: La Película es una historia de superación personal y organizacional, de transformación de convicciones, de dejar de verse como menos usando como referente a los otros y al pasado, ingresando en una dimensión de cambio de punto de vista, de presente empoderado, que abre la posibilidad de construir un gran futuro.

Eso fue lo que me gustó de la película: no es supercampeones ni un documental, es un viaje por el mundo interior de Gabelo Conejo (Carlos Pardo), Claudio Jara (Daniel Ross) y Roger Flores (Fernando Bolaños) quienes dan vida a ese upgrade mental -vivido por el grupo- del cual Bora más que técnico fue maestro.

Limitaciones vs creatividad:

Boris Sosa interpreta a German Chavarría

Boris Sosa interpreta a German Chavarría

Como toda película nacional es notorio el presupuesto limitado, sin embargo considero que logra el cometido de hacernos sentir que se está en 1990 (televisores, vehículos, cámaras de foto, walkman, etc.), pero hay dos sensaciones que son las que más admiro: el simple truco de iluminación de la cancha que permite superar la imposibilidad económica de convocar a una gradería llena, pero que coloca al espectador en el zacate, sintiéndose parte del equipo. La otra fue la estancia en Italia, de verdad uno olvida que fue filmada en San José, sentís que estás allá. Estas tres variables son los golazos de Miguel, al punto que el efecto especial de las montañas nevadas se lo pudo haber economizado.

Lo que no salió tan bien como se pudo fue el audio. Algo salió mal pero no desbarata la cinta. Hubo escenas donde subir el volumen hubiera sacado más del mundo emocional de quienes estábamos en las butacas, un par donde el diálogo principal fue opacado con los de fondo y una conversación del Chunche en el avión, que se escucha bien, pero algo le pasa al sonido y, al menos, el público que ve la cinta concentradísimo -como yo- se sale un toque de la hipnosis.

Además hubiera sido grato que el Chunche (Olger González) y German Chavarría (Boris Sosa) participaran más en el proceso de cambio mental de grupo, el primero porque es un ícono nacional y en la cinta no supera el chistoso estereotipo y al segundo porque quien lo interpretó da para muchísimo más (en la cinta que sigue podría ser Bryan Ruiz).

¿Para quién es la cinta? 

Esa es mi duda. No sé ni puedo saber cómo viven la película quienes eran muy niños o no habían nacido para la época. Me pregunto cómo la entienden, qué lectura le dan, si saben lo que significó Bora o lo que este pueblo sufrió con la bajada del avión a Evaristo Coronado y Enrique Díaz. Yo estaba en sexto grado en 1990, sí supe lo que se sintió y tenía una buena base para apreciar la cinta.

Vaya véala, ojalá antes del partido de octavos de final, si a Miguel Gómez le va bien con la harina va a tener mejor presupuesto para Brasil 2014: La Película, que espero veamos en cuatro años y que nos cuente qué pasó con La Sele a la que este bloguero espera ver en cuartos de final.